Innovación Social para la Sostenibilidad

ARTÍCULO

¿Influyen el clima y la contaminación atmosférica en la transmisión e incidencia de la nueva enfermedad COVID19?

Cristina Linares Gil, Gerardo Sánchez-Martínez y Julio Díaz Jiménez

La COVID-19 y las limitaciones de movilidad para tratar de contener su propagación, han supuesto una disminución drástica en cuanto a las emisiones de contaminantes y CO2. En el primer caso, esta bajada en los niveles de inmisión de los principales contaminantes urbanos conlleva un descenso de la mortalidad atribuible a la contaminación atmosférica. No ha sido así en el caso de las emisiones de CO2, ya que, aunque han disminuido cerca de un 8%, no es suficiente para que se observen repercusiones en el contexto de la crisis climática. Por otro lado, las medidas de distanciamiento social pueden tener efectos contraproducentes en otros sistemas de prevención articulados dentro del contexto de los efectos del cambio climático, como ocurre frente a las olas de calor.

Por otra parte, no hay una evidencia clara de que otros factores ambientales como la temperatura, la humedad o la radiación UV puedan incidir en la propagación del nuevo virus o en la ralentización de su transmisibilidad, teniendo un peso poco significativo en relación a las medidas implementadas en salud pública para la contención del virus. Por el contrario, la contaminación atmosférica a nivel local sí que parece ser un factor que puede agravar la enfermedad y aumentar su letalidad. Su posible relación en la propagación del virus está aún por demostrar.

Por último, destacar que la evidencia científica en relación al comportamiento del SARS-CoV-2 (el virus causante de la enfermedad COVID-19) con factores ambientales es muy limitada y en muchos casos está basada en estudios de carácter ecológico que no permiten inferir causalidad. Por tanto, es necesario realizar investigaciones en mayor profundidad, con otro tipo de diseños epidemiológicos, con series de datos más extensas y que permitan el control de factores de confusión hasta ahora no considerados que ayuden a tener un conocimiento científico más riguroso en cuanto al comportamiento y difusión de la COVID-19.

Especificaciones

  • Número: 3
  • Año: 2020
  • DOI: 10.36852/2695-4427_2020_03.03